you're reading...
Asia Oriental, Comercio Exterior, Culturas de negocios

Clarin OPINION: Negociar con China. Ricardo Lagos, ex Presidente de Chile

Para negociar con China, hay que conocerla mejor

08/08/10 – 01:09

El vínculo entre América latina y el gigante asiático es tan imprescindible como beneficioso. Pero exige sutileza.

PorRicardo Lagos EX PRESIDENTE DE CHILE

Recuerdo en una reunión del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC) en 2002 haberme preparado para mi primera reunión con un recién designado Primer Ministro de un muy importante país asiático. Llevaba un conjunto de temas que le quería plantear. El Primer Ministro en cambio me habló de temas muy generales, de ciertos hechos que le habían llamado la atención en Chile, de la variedad y belleza del paisaje, de una reciente visita del Buque-Escuela de Chile a su país con sus velas desplegadas.
No hubo caso de colocar otro tema. Ahí aprendí la lección cuando me dijeron: “cómo pretende usted hablar con un gobernante asiático de temas sustantivos en una primera reunión si se vienen conociendo; primero debe haber algo de amistad, conocerlo a usted mejor y después comenzar a hablar de otros temas”.
Es importante tenerlo en cuenta como actitud de nuestros países cuando impulsamos un diálogo con China. Las relaciones con ese gran país requieren ser llevadas sin ansiedad y con la mirada puesta en los objetivos estratégicos, en la medida que ese gigante asiático, llamado a ser potencia en el escenario mundial dentro de poco, si ya no lo es, ha realizado su política de acercamientos económicos y políticos hacia América latina y el Caribe. Por ello, cuando construimos diálogo con los gobernantes y la sociedad china, todo aquel que apure definiciones o quiera resultados urgentes a la vuelta de la esquina estará olvidando un elemento central del pensamiento chino y en general asiático: la idea del proceso y del derivar de las cosas.
En ese marco, cabe mirar la reciente visita de la presidenta Cristina Fernández a China. Creo que ésta ha sido importante, al colocar distintos temas con una perspectiva de futuro. Aquí también se vio esa dimensión pragmática de los gobernantes chinos cuando existe una controversia (y el tema de la soja es un ejemplo): la clave es usar los instrumentos donde se pueda negociar una salida. En este sentido, la creación de una comisión bilateral de comercio, para buscar soluciones de mutuo beneficio, es un paso político en la dirección correcta.
Todos debemos aprender a negociar con China. Chile ha vivido una nueva experiencia y ahora, por fin, se pone en vigencia un segundo acuerdo que complementa el Tratado de Libre Comercio suscrito el año 2005, esta vez en el ámbito de los servicios. Cuando se piensa en lo que significa a futuro el desarrollo en educación, en seguros, salud o turismo, las perspectivas en esta área de comercio crecen mucho. El mundo intercomunicado de hoy permite el llamado “trabajo remoto” y continuar la producción en este lado del mundo cuando la oficina de allá cierra. Allí hay mucho por ofrecer desde esta geografía del sur.
La relación con China de los países más grandes de América latina como Argentina, Colombia, Perú, Brasil, México o Chile demuestra que es necesario tener una mirada más profunda, de mayor análisis y estudio sobre lo que es y podrá ser la vinculación de nuestra región con ese país. No podemos seguir instalados en un eje de “cuánto te vendo, cuánto te compro”. En esa relación a unos nos favorecen los términos de intercambio y a otros, no. Pero todos, de una u otra forma, hemos visto incrementarse sustancialmente las cifras de negocios entre este lado del mundo y los mercados chinos. Es más, esa relación ha permitido a la mayor parte de América latina encarar con nuevo rostro la crisis actual, la misma que convulsiona a otros países del planeta.
Pero debemos ir más allá. Y eso porque China, en cierta medida, planteó un desafío a nuestros países cuando hizo público su Libro Blanco sobre las relaciones que estratégicamente desea impulsar con este continente. Ello ocurrió en noviembre de 2008 y ningún país, salvo Chile, entregó hasta ahora una respuesta formal a dicho documento. No ha sido parte de la agenda del Grupo de Río, que se supone es la entidad de “cooperación y coordinación política” entre nuestros gobiernos. Tampoco ha figurado como tema de análisis en otras instancias regionales. Tal vez, digámoslo con franqueza, hay algo de miopía política en ello.
Por eso, los diálogos bilaterales como el registrado recién entre Argentina y China son una contribución significativa. Y ello porque, además, se trata de una interacción entre dos actores que son parte del G-20. Los mandatarios de ambos países habían coincidido a fines de junio en la Cumbre de Toronto, donde dos tesis respecto de cómo abordar la crisis se hicieron manifiestas. Argentina y China coincidieron en que la clave es el estímulo al crecimiento y el énfasis en el gasto social, el cual reactiva el consumo y la economía local.
Al mismo tiempo, fue importante la posición adoptada por la mandataria argentina al señalar que su país colocará el tema de los paraísos fiscales como una de las cuestiones a tratar en la próxima cita en Seúl. Y a propósito de la próxima cita en Seúl, es importante subrayar que por primera vez el G-20 se reunirá en un país “en vías de desarrollo”, es decir, no en uno de los industrializados del G-8.

Por ello, Corea del Sur quiere dar a la cita un sello donde eso se manifieste cuando se vuelva al tema de un nuevo orden internacional, de una nueva forma de enfrentar situaciones de terrorismo y otros temas globales. Seúl espera una preparación adecuada por parte de los países emergentes del G-20. Y allí la interacción de América latina con China se torna esencial. Por eso, las relaciones con China no pueden concebirse sólo con los datos del último año de intercambios comerciales, sino con la visión de lo que haremos con ese país en las próximas décadas. ¿En qué podemos coincidir? ¿Cuáles son los proyectos comunes? ¿Dónde estará el ser humano cuando alcancemos otros niveles de desarrollo? Hemos avanzado en la búsqueda de las respuestas, pero es una tarea donde aún nos falta mucho por hacer.

Advertisements

About Gerardo Rodriguez

www.gerardo-rodriguez.net

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Perfil LinkedIN

Als VERTRIEBSINGENIEUR habe Ich Erfahrung (mehr als 20 Jahre) in der kontinuierliche, systematische Ausbau der oben genannten lateiamerikanischen Märkte, die Analyse der regionalen Märkte, die Erstellung und Umsetzung einer Marketing- und Vertriebsstrategie, die persönliche Betreuung der Kunden vor Ort sowie die Suche von qualifizierten Partnern (Handelshäuser, Handelsvertreter).

BUSINESS DEVELOPER in ROTTERDAM: PHOTOALBUM (1998 – 2005) – MEXICO – GERMANY – HOLLAND

%d bloggers like this: