Mongoles en China
(Trabajo de investigación que realicé en 2007 para la materia “Historia de Asia Oriental I: los imperios de Asia oriental” del Master Estudios del Asia Oriental en la Universidad Oberta de Catalunya) 

La influencia mongol en el nacimiento del mundo chino.

Los pueblos nómades del norte siempre ejercieron una presión invasiva sobre sus vecinos chinos. Los reyes Zhou fueron capaces de mantener un control efectivo sobre sus dominios hasta que finalmente  en el 770 a.C., algunos de los estados se rebelaron y fue con la ayuda de los invasores nómadas del norte que expulsaron a los Zhou de su capital, cerca de la actual Xi´an. Con posterioridad, los Zhou establecieron una nueva capital hacia el este, en Luoyang. Aunque ahora estaban más a salvo de los ataques de los bárbaros, los Zhou del este no podían ya ejercer una gran autoridad política o militar sobre los estados vasallos, muchos de los cuales habían crecido hasta ser más poderosos que el poder central Zhou.[1]

La formación de los primeros imperios en Asia oriental.

El imperio Qin comienza con la conquista del norte. Las tribus comenzaban a organizarse de forma más estable, creando su propio entorno, entre ellas la del Xiongnu. Para defenderse de sus ataques, Qin Shihuang ordena unir todas las murallas del norte que ahora formaran la Gran Muralla.

Los Han cristalizan un gran imperio con la expansión al norte. Las luchas contra los xingnu será el preludio de miles de años de luchas contra los pueblos de la frontera norte. Se usaron varias tácticas pero siempre onerosas, que terminaba en la guerra.[2]

El periodo de desunión. Aparición y multiplicación de los reinos.

Para eliminar la amenaza de los bárbaros del norte, que ya tenían relaciones parentales con muchos hombres de las tropas de los Wei, Cao Cao autorizan a instalarse al vera del río Huanghe de forma que adquieran costumbres sedentarias y siglos más tarde crean su propio reino. El siglo IV está marcado por el protagonismo de los reinos bárbaros del norte.[3]

La China Song

Durante el periodo de desunión, un fragmento de la China del norte queda bajo el control de los bárbaros: a cambio de ayuda prestada por los qidan de la dinastía Liao a la dinastía de los Jin Posteriores, estos le entregaron 16 jefaturas en los alrededores de Pekín, un segmento de territorio que debía ser objeto de litigios interminables durante dos siglos.

En 1120 la amenaza del norte cogió un nuevo impulso con aparición de los jürchen, un pueblo tungú de Manxúria enriquecido por el comercio de caballos, que al 1115 se habían separado de los Liao por fundar su propia dinastía, la Jin.

Toda la dinastía Jin estuvo marcada por los enfrentamientos con los Song del Sur, con una clara superioridad por parte de los Jin. Pero esto los centró demasiado la atención cabe al sur de su imperio, cuando el verdadero peligro los llegaría por el norte, de la mano de los mongoles. Ampliaremos estos conceptos más adelante cuando comentemos la conquista del norte de China por lo mongoles.

El Gengis Khan   

En uno de estos clanes nacerá en 1167 Temujin, el futuro Gengis Khan. A la muerte del padre, y luego de pasar 6 años en la extrema pobreza, Temujin cae esclavo pero se libera y logra reunir un séquito de seguidores. Temujin consiguió ir dominando tribus. Destruyó a los tártaros, culpables de la muerte de su padre.

La conquista de China del norte

Poco después del Gran Quriltai (comentaremos sobre este tipo de asambleas más adelante), año 1209, los uigurs, pueblo sedentarizado, refinado y muy culto que vivían en el que hoy es la provincia del Xinjiang, ofrecieron su vasallaje a Gengis. La incorporación de los uigurs proporcionaría a Gengis Khan el primer núcleo de colaboradores competentes: con ellos aprenderá los rudimentos de la administración. Los uigurs los proporcionaron también el cuerpo de intérpretes sin el cual los habría sido imposible consolidar un imperio en qué se hablaban más de 100 lenguas. Los uigurs los incitaron a luchar contra el imperio de los Xixia, la dinastía fundada por el pueblo tangut, de origen tibetano y que controlaba tramos vitales de la ruta de la seda y encarecía unos productos con qué también comerciaban los uigurs. Gengis tenía tres motivos por tirarse sobre los Xixia:

1) En 1209 y luego de tantos años de luchas habían destrozado la economía nómada: los rebaños habían menguado, hacían falta pastos. 

2) El mundo de los uigurs, ricos en oasis que debían su prosperidad al gran comercio, le confirmó a Gengis que cobrar impuestos al gran comercio podía ser una fuente de ingresos mejor que recoger botines. Las rutas de comercio llegaban desde la China hasta Asia central, India y Persia: a la larga, las conquistas de Gengis cubrirán exactamente este tejido.

3) Gengis tenía ambición de poder y si bien la tradición mongol concedía al khan un poder ilimitado en tiempo de guerra, le reducía mucho en tiempo de paz.

Gengis Khan se conformó con una paz que garantizara los nuevos pastos y los ingresos del comercio, y así el imperio de los Xixia pudo sobrevivir un par de décadas.

Norte oriental de China y la China Song.

Gengis tomó en contacto con la dinastía Jin, instalada en la parte oriental del norte de la China. Los jürchen, procedentes de Manxúria, gobernaban sobre una población de chinos y los qidan, heredada del anterior imperio Liao, eran de habla mongol.  Tenían una gran experiencia administrativa y había sintetizado muchos aspectos de las culturas mongol y china.

 Con el establecimiento de la dinastía Jin de los jürchen, los qidan habían quedado desplazados y su descontento se sumó al de la mayoría china de la China del norte. Para muchos, la amenaza de Gengis a la dinastía Jin era prometedora: los desertores chinos y los qidan le proporcionaron al Khan una visión precisa de la crisis interna de los Jin.

En 1211, Gengis fue sobre el impere Jin, con el apoyo de los qidan y de un número muy considerable de ingenieros militares chinos. En 1215 Gengis sitió y conquistó Pekín. La corte de los Jin de los jürchen se refugió a Kaifeng y no se dio por vencida  hasta 1234. Los mongoles nunca hubieran podido asentarse en el territorio de la China del norte sin la colaboración de los qidan.

Los mongoles en China.

Luego de la muerte de Gengis el imperio duraría tres generaciones: los conquistadores de Mesopotamia y China –Hulegu y Kubilai Khan– serán nietos de Gengis Khan. A Gengis lo sucedió su tercer hijo, Ogodei, que cogió el título de khagan o emperador. Para los mongoles, China eran sobre todo tierras por repartir. La China del norte se salvó gracias a Yelu Chucai, un joven y aristocrático funcionario qidan que presentó a Ogodei un cálculo de la riqueza que se podría sacar de aquellas tierras en apariencia tan miserables si se reorganizaban: la enumeración de los miles de caballos, rollos de seda y medidas de trigo que saldrían anualmente de estas tierras sin el menor asomo de riesgo para sus tropas convenció definitivamente a Ogodei y garantizó de por vida a Yelu Chucai un cargo de la máxima confianza. Yelu Chucai hizo el posible por crear una administración centralizada en la línea de la tradición china, empezando por establecer un censo del año 1236. El 1251, Möngke (1251-1259), accedió al khaganat y poco después inició la conquista de los Song del Sur. El 1253 su hermano Kubilai conquistó Dali, capital del reino de Nanzhao y todo el Yunnan quedó incorporado por primer golpe a la China. Los años 1258, Möngke conquistó el Sichuan, pero a los mongoles los costaría todavía dos décadas más por acabar con los Song: la conquista de la China resultó ser mucho más complicada que la de Asia central y occidental. En su camino al sur, los mongoles se encontraron con las mismas dificultades que habían impedido a los jürchen conquistar el sur: un terreno lleno de lagos y maresmas no adecuado para la caballería, con canales cruzándose en todas las direcciones, y con ciudades amuralladas que obligaban a desplazar pesadas infraestructuras para el asalto y disponer constantemente de un cuerpo de ingenieros; además, los Song poseían una poderosísima flota fluvial contra la cual los mongoles no se podían enfrentar. Finalmente, los últimos leales a los Song se fueron replegando cabeza al sur, cuando los mongoles conquistaron Guangzhou, Los mongoles se van convertido en los primeros conquistadores nómadas que gobernaban la totalidad del territorio chino.

El 1260, Kubilai, se proclamó emperador y adoptó un nombre chino por la dinastía, Da Yuan o “Grandes Orígenes”, un nombre procedente del Yijing. Con tal de congraciarse con los chinos trasladó la capital desde Karakorum, en el corazón de Mongolia, a Shangdu “Capital Superior”, al norte de la Gran Muralla, construida según el modelo de la Chang’an de los Tang; y creó una segunda capital, Dadu (Pekín), la “Gran Capital”, o Khanbalik, la Ciudad “del Khan”.

La religión

Los mongoles practicaban el xamanisme pero nunca intentaron imponerlo a sus súbditos: el periodo Yuan fue de gran libertad religiosa. Los privilegios que Gengis había otorgado a los taoistas a raíz de la visita de Changchun al lejano Hindukush no tardaron a extenderse a budistas, nestorianos y confucianos. Las rivalidades entre budistas y taoistas marcaron todo el reinado de Möngke, generando debates entre los años 1255 y 1258 entre ambas religiones[4]. La importancia de las religiones es inseparable del papel que jugaban los extranjeros en la nueva economía.

 Segunda Parte.

Introducción

En esta segunda parte de este artículo sobre la ocupación mongol en China, nos centraremos en analizar, y detallar en algunos casos, el estilo de administración de la cosa pública de los mongoles en las regiones ocupadas. Particularmente en la forma de gobierno impuesta por una cultura que en sus principios había sido nómade y que a medida que avanzaron con éxito en la conquista, impulsaron algunas medidas de gobierno que traían consigo parte de esta cultura. En una primera etapa no respetaron las costumbres chinas pero al encontrarse con muchas dificultades, accedieron a adaptarse a ellas. Aunque siempre se valieron del conocimiento administrativo que poseía cada pueblo que conquistaban.

Orígenes de la influencia mongol en China. Su organización social como pueblos nómade.

Mongolia estaba pobladas por tribus: al este los mongoles y los tártaros, al sur los kereit, al norte los merkit y al oeste los naiman. Alianzas matrimoniales y hermanos de sangre relacionaban todos estos clanes, aun cuando los robos y raptos eran constantes. Los mongoles vivían en grupos de pocas familias, cada una de las cuales poseía una iurta, o tienda de maderas y feltre, y unas cuantas reses, (cabras, ovejas y caballos).

La unidad social y política la constituían los clanes patriarcales y su lealtad al propio clan. El matrimonio era exogámico y la obtención de mujeres conducía a expediciones llenas de riesgos y en raptos constantes. En el siglo XII tanto los clanes mongoles como las tribus diversas que habitaban Mongolia iniciaron un proceso de jerarquización[5].

Gengis Khan y el código Yasa.

Temujin era un extraordinario evaluador de dirigentes, vinculaba el rango a la capacidad y no al nacimiento, exasperando así a los aristócratas de la estepa. Esto le permitiría contar con administradores capaces entre los pueblos vencidos. A principios del siglo XIII ya se había impuesto a todo el mundo.

En 1206 Temujin dio por unificada Mongolia en un solemne Quriltai o “Asamblea General de las Tribus” luego de 20 años de luchas. Este mismo Quriltai lo nombró Gengis Khan. Se podría traducir khan como “oceánico o universal”. Se decidió adoptar el uigur que hasta entonces había estado sólo una lengua hablada. Se premió a todos los familiares y seguidores leales que constituirán el núcleo duro de las conquistas mongoles, estructuró un cierto aparato judicial y dictó las primeras disposiciones: prohibía los raptos y los robos. Esto chocaba frontalmente con las tradiciones de la estepa.

Gengis Khan desarrolló un código de leyes llamado Yasa, cuya desobediencia era castigada con la muerte. Este código fue promulgado bajo su mandato o probablemente durante el quriltai de 1206[6] , basado en tradiciones ancestrales, costumbres, leyes e ideas de los mongoles.

Administración de la justicia durante el periodo de ocupación mongol

En otro aspecto crucial de la articulación legal y administrativa en la ocupación china, al principio Kubilai dejó de lado la tradición china. Al llegar los mongoles, los códigos chinos tenían ya más de 1.500 años de historia y el código vigente, el de los Tang, había sido adoptado incluso por los Jin[7]. Los mongoles habían traído con ellos el nombrado Yasa, una recopilación de sentencias de cariz consuetudinario pero la sociedad china era demasiada compleja por ser gobernada por una ley de este tipo.

Por tal de hacer frente a este problema, los mongoles dividieron la población en cuatro clases, con privilegios decrecientes.

1) Arriba de todo había los mongoles, que eran los que tenían el estatus más alto.

2) Después venían los semuren, gente de distintas procedencias. Era una categoría que agrupaba a los aliados de los mongoles, mayoritariamente oriundos de Asia central, turcos, persas y sirios. Estos eran muy importantes en la administración financiera del gobierno, actuaban como empresarios de los aristócratas mongoles y disfrutaban de privilegios especiales como financieros. Organizados en gremios, financiaban el comercio de caravanas y hacían préstamos a un interés altísimo.

3) El tercer grupo eran los hanren, los hombres de Han o chinos, que incluía en todos los habitantes de la China del norte, chinos, qidan, jürchen y coreanos.

4) Por debajo de todo quedaban los nanzi o gente del sur –denominados también de forma vejatoria manzi  o bárbaros, que eran el 80% de la población china en esa región de China.

Por lo tanto este código estaba dirigido a todos los individuos (siempre y cuando fueran nómadas) y las religiones eran consideradas iguales por la ley mongol (hicimos referencia anteriormente a la política de religiones), mientras que los pueblos sedentarios, en especial los chinos, eran discriminados.

Esta división afectaba a todos: la entrada a la administración, el tratamiento legal y las tasas, y consagraba una diferencia que el trato cotidiano mantenía viva. Los primeros se vestían con cuero y pieles, comían productos lácticos y quesos, bebían leche fermentada de yegua, no se lavaban nunca, no tenían apellidos, sus mujeres eran más libres y sus características físicas eran diferentes de las chinas. Mongoles y semuren se juzgaban de acuerdo con las leyes musulmana y de Asia central y los chinos según los códigos chinos: aun cuando había tribunales por juzgar los casos que afectaban a personas de clases y códigos diferentes, los mongoles conservaban un trato preferente. A diferencia de otras dinastías de ascendencia bárbara –sólo los Liao habían establecido una doble legislación por qidan y chinos– Kubilai no intentó nunca proclamar un código de leyes uniforme aplicable a todos los diferentes pueblos que él gobernaba.

El código Yasa.

El código Yasa era escrito en rollos de papel almacenados en volúmenes que sólo podían ser vistos por el Kan o sus asesores más cercanos, aunque las reglas que contenía eran ampliamente conocidas por todos y respetadas. No ha sobrevivido ninguna copia completa, pero fue posible recuperar fragmentos desde distintas fuentes, lo que ha hecho posible realizar un estudio muy cuidado. [8] Por ello, todavía no se puede confirmar la existencia del mismo, solo la posibilidad que el mismo haya existido. El autor del artículo en la última  referencia, D.O. Morgan, nos propone abandonar el término yasa por el de “yarghu”, muy común en Persia para designar en varios sentidos a algún tipo de corte o investigación.

Comunicaciones gubernamentales

Gengis Kan también creó un amplio sistema postal para enviar órdenes gubernamentales y reportes. En vista de la diversidad étnica, religiosa y tribal tanto de los civiles como de los militares en el Imperio Mongol, Gengis Khan insistió que toda lealtad debía dedicarse a él como Gran Jan y en nadie más. Se esperaba la obediencia de los más pobres hasta los más ricos.

El comercio

Kubilai promovió expresamente la asociación de mercaderes, básicamente musulmanes, que controlaban el comercio por la ruta de la seda: financiaban las caravanas que iban hacia el oeste cargadas de sedas y cerámicas chinas y, a cambio, recibían privilegios por la recolección de impuestos. De hecho, la incorporación de la China al imperio mongol no aportó grandes beneficios a los chinos puesto que la mayoría del comercio estaba en manos extranjeras y la mayoría de los provechos del comercio salían de la misma China. Marineros y mercaderes árabes y persas eran numerosos a las ciudades de Guangzhou y Quanzhou (el Zayton de Marco Polo), dónde tenían barrios propios, y sus negocios no se limitaban sólo al gran comercio sino que tenían también la concesión de la recolección de los impuestos.

Adaptación de las tradiciones chinas en la administración de gobierno.

A pesar de los muchos aspectos discriminatorios que describimos anteriormente, Kubilai miró de comportarse como un emperador chino, pero la dinastía mongol no acabó de tener nunca la estabilidad de una verdadera dinastía china.

Con el objetivo que así fuera, Kubilai restableció la estructura de secretariado y seis ministerios que habían implantado los Tang y preservó también la división entre gobernadores civiles, militares y censores: la solidez del edificio ideado por los Tang es evidente y más si tenemos en cuenta que esta estructura administrativa duró desde los Tang hasta principios del siglo XX. Con tal de confirmar su legitimado como emperador chino, introdujo de nuevo los ritos confucianos a la corte, protegió los templos confucianos, reinstauró el culto estatal a Confucio, y eximió de tasas a los funcionarios confucianos: en el año 1260 un funcionario chino lo convenció de crear un Departamento de Historia por así recopilar y editar los documentos históricos de las dinastías anteriores. Pero Kubilai se negó a los exámenes, por evitar quedar prisionero de los letrados confucianos. La corte y la administración estaban llenas de funcionarios chinos – la mayoría colaboraron con los mongoles–, pero pocos llegaban a los lugares superiores puesto que el ingreso a la burocracia venía determinado por el estatus y muchos de los que ingresaban no eran chinos, sino básicamente gente procedente de Asia central, uigurs y turcos. Kubilai, como queda bien evidente en el libro de Marco Polo, favoreció siempre los extranjeros: los arquitectos que construyeron Dadu eran musulmanes, el 1267 llegó a la corte el astrónomo persa Jamal-al Din, se estableció un instituto de astronomía musulmana y se contrataron doctores musulmanes y persas en la nueva Academia Imperial de Medicina. En contra de la tradición confuciana, la jerarquía militar tenía ahora  un estatus elevado y, a diferencia del que había sido la tradición china, las tropas no procedían de la conscripción.

Organización de los ejércitos

Los ejércitos estabas organizados en cuatro cuerpos bien diferenciados:

1.- El ejército formado por mongoles.

2.- Las guarniciones mongoles a zonas ocupadas.

3.- El ejército Han agrupaba a gente de China del norte, chinos, qidan y otras

4.- El ejército nuevo formato por chinos del sur.

Todas estas formaciones se nutrían de familias militares hereditarias, a las cuales se entregaban tierras, esclavos por trabajarlas y exención de impuestos. A cambio debían proporcionar un varón por el servicio militar, excepto las mongoles, en qué todos los hombres hacían el servicio militar obligatorio.

Queda el hecho, pero, que el principio de las familias militares hereditarias no desaparecerá con la dinastía, puesto que será adoptado posteriormente por las dinastías Ming y Qing.

La herencia de Kubilai

Al final de la dinastía en 1323, se publicó una recopilación que intentaba reconciliar la tradición china con la práctica mongol, pero los mongoles nunca aceptaron los códigos legales chinos anteriores. Pese a que Kubilai dio señales evidentes de respeto por los confucianos, e hizo educar su heredero por tutores confucianos, la supresión de los exámenes y la clara preferencia de Kubilai por los extranjeros en su administración, afectaron seriamente las expectativas profesionales de las grandes familias de notables, acostumbradas a situar como mínimo uno de los suyos hijos dentro de la carrera administrativa. Las grandes familias, que siempre habían tenido una doble fuente de poder –en las suyas propiedades agrícolas y en la administración– se decantaron por el campo, mientras su rama urbana miraba de buscar ocupaciones alternativas. Unos cuántos se hicieron agoreros, muchos se hicieron tutores, algunos se retiraron a las academias neo-confucianas, y muchos médicos: con los Yuan la profesión médica adquirirá prestigio. Las personas de talento, que en otras circunstancias se hubiera orientado hacia la carrera burocrática, se dedicó a profesiones más divulgadas y con esto la lengua cotidiana salió beneficiada, al igual que las expresiones artísticas (la gran aportación de los Yuan a la literatura y el teatro china). Se puede decir que se produce la Edad de Oro del teatro chino [9]. El teatro fue importante con los Jin, pero es con los Yuan llegó a su plenitud. Pero este teatro no es en caso alguno un subproducto del mundo de los letrados. Profundamente popular, acompañado siempre de música, el hecho de estar escrito por audiencias populares  lo inclinará a utilizar una lengua más versátil que el chino clásico: es en este teatro que aparece por primer vez la lengua vulgar[10], motivo por el cual los literatos de siglos posteriores lo despreciaron, negándole la categoría de género literario propio.

Despotismo en la Dinastía Yuan

Una característica de la administración de los gobiernos mongoles en China de las décadas en los siglos XIII y XIV fue el desarrollo de una tradición fuertemente  autocrática. [11] Según la teoría del “Despotismo Oriental” desarrollada por Karl A. Wittfogel[12], en el periodo mongol (1206-1368) ha sido percibido como un factor de crecimiento del poder imperial. Este autor describe este periodo como “uno de los más terroríficos ejemplos de poder total”. También la escritora Endicott-West,  Elizabeth en el mismo artículo nombra al profesor F. W.  Mote que describe el periodo Yuan “como uno de los actores en el crecimiento del despotismo por medio de la destrucción de las restricciones inherente a las sociedades altamente civilizadas y por el uso del terror ciego y sin sentido”.[13]

Para definir  algún indicador de este poder, deberíamos examinar las personas que decidían y el personal  dirigente en tres periodos de los Yuan:

1.- en la época temprana de los Yuan el método de selección de un gayan o emperador por medio de una asamblea consensuada (quriltai) donde se discutían las políticas. (ya hemos hecho referencias a esta metodología)

2.- también en la época temprana de los Yuan, el uso de agentes especiales en los territorios conquistados nuevos, y su evolución hacia una burocracia civil bajo el Qubilai.

3.- la práctica de cortes para la implantación de justicia.

En referencia al segundo punto, el uso de agentes especiales en nuevos territorios conquistados, puede ser también visto como un indicador del poder imperial, como la evolución de tales agentes a salariados, miembros de la burocracia regular refleja la formación de una nueva relación entre el gobernante y los oficiales. Cuando los mongoles conquistaron partes del norte de China, ellos llamaron “ta-lu-hua-ch’ih” a un oficial con una contraparte en las áreas bajo la dominación mongol. Ellos fueron enviados como mandos militares para mantener el control de los territorios conquistados. Gengis Khan evidenciaba la habilidad de delegar autoridad a expertos.

El ta-lu-hua-ch’ih fue evolucionando en los tiempos del Qubilai, evidenciando un cambio entre las relaciones entre gobernante y subordinado. Antes de 1260 el ta-lu-hua-ch’ih no era asalariado, como todos los agentes de la burocracia. El cargo era hereditario de padre a hijos. Pero bajo el régimen de Qubilai, los meritos militares también podrían llevarles a ese puesto.

Como comentamos anteriormente, el gobierno hizo un gran esfuerzo para racionalizar la administración y por lo tanto Qubilai se esforzó en rescatar las tradiciones chinas con ese fin. En ese momento, en 1261, los ta-lu-hua-ch’ih se convertieron en oficiales asalariados y todos aquellos apuntados en rutas (lu), prefecturas (fu), subprefecturas (chou) y condados (hsien) fueron colocados enteramente en la burocracia civil. Qubilai pretendió también desenganchar las esferas de militares y civiles  pero no fue enteramente exitoso. Un decreto imperial de la Secretaria Central del año 1287 decía “Aquellas personas que sirven como oficiales militares tienen prohibido supervisar a los civiles, Aquellos que  sirven como oficiales civiles tiene prohibido supervisar a los militares”. Esto nunca se cumplió.

Para poder estandarizar y sistematizar las administración territorial en juridicciones civiles y militares, los ta-lu-hua-ch’ih eran emparejados con el administración general (tsung-kuan) en nivel de ruta (lu), con un prefecto en el nivel de prefectura (fu), con un subprefecto en el nivel de subprefectura, y con un magistrado en el nivel de condado (hsien).

La concentración de poder en las manos de una persona no era lo tradicional en los gobiernos mongoles. Tal modo de administración no habría podido funcionar en una estepa y en una sociedad tribal. Los mongoles habían traído con ellos a China sus propias ideas peculiares para gobernar. Desafortunadamente, el modo conciliador en la toma de decisión en el imperio y en los niveles locales en los tiempos de Yuan no eran eficaces. La tendencia de traslapar jurisdicciones de autoridad (militar contra civil; ta-lu-hua-ch’ ih contra sus contrapartes locales), la descentralización de la autoridad hacia abajo (shou-ling-kuan) y la proliferación de regulaciones administrativas contradictorias y complejas en los tiempos de Yüan en todos la probabilidad convenció Ming T’ ai-tsu de la necesidad de consolidar autoridad imperial. La herencia de Yuan en términos de gobierno era en gran parte negativo.

Es interesante extendernos en la definición de la palabra “tamma” que resume esta estructura de organización administrativa dual. Una interpretación es que deriva de la palabra china “tanma” que significa “caballo explorador”. Al principio significó “explorador montado” pero luego derivó a un significado militar que era “vanguardia”[14]. Otros autores sostienen que deriva de una palabra tibetana “mTha-ma” que significa “frontera” y fue prestada a los mongoles en el siglo X. También es interpretado como “un ejército conquistador compuesto por mongoles para ocupar territorios”[15]. Existe una gran discrepancia con respecto a la definición. No está claro si se refiere a un individuo a un grupo militar. Pero la similitudes funcionales de esta palabra usada en todo el imperio y sus distintas culturas.

Conclusiones

La elite mongol impuso un sistema descentralizado de administración dual con lo que fundaron su vasto imperio. Esta dualidad era deseable en caso que algunas de las partes desaparecia, cosa que ocurría muy a menudo, no aparecía un vacío de poder que podría poner en peligro el dominio de ese territorio ocupado. Pero también llevó a una organización burocrática que muchas veces fracasaba.

REFERENCIAS:

1.- Dolors Folch i Fornesa , UOC Apuntes “Historia de Asia Oriental I” Estudios de Asia Oriental. Edición 2008

2.- D.O. Morgan “The Great Yasa of Chingiz Khan and Mongol Law in the Ilkhanate” Bulletin of the School of Oriental and African Studies, University of London, Vol. 49 No. 1 In Honour of Ann K. S. Lambton (1986)

3.- Pedro Ceinos “Historia breve de China”, Serie Historia, Ed 2003

4.- Jacques Gernet “El mundo chino”, Traducción Dolors Folch, Ed. 1991. Editorial Crítica

5.- Endicott-West,  Elizabeth . “Imperial governance in Yuan times”, Harvard Journals of Asiatic  Studies, Vol. 46 Nr 2, (Dec. 1986)

6.- Wittfogel, Karl A “Oriental Despotism. A comparative Study of Total Power”  (1957, New York, Vintage Books, 1981 reprint)

7.- Mote, F.W. “The Growth of Chinese Despotism” OE 8 (1961)

8.- Ostrowski, Donald. “The “tamma” and the Dual-Administrative Structure of the Mongol Empire”, Bulletin of the School of Oriental and African Studies, University of London, Vol. 61, No


[1] Dolors Folch i Fornesa “L’articulació de l’Àsia oriental El naixement del món xinès” Unidad 1 P03/17003/01837, UOC Apuntes “Historia de Asia Oriental I” Estudios de Asia Oriental
[2]  Dolors Folch i Fornesa “La formación de los primeros imperios en Asia oriental.” Unidad 2 P03/17003/01838, UOC Apuntes “Historia de Asia Oriental I” Estudios de Asia Oriental
 [3] Dolors Folch i Fornesa “El periodo de desunión. Aparición y multiplicación de los reinos”. Unidad 3 P03/17003/01839, UOC Apuntes “Historia de Asia Oriental I” Estudios de Asia Oriental
[4] Ecos de estos debates se reencuentran en la narración de Rubruck. Guillem de Rubruck Originario de Flandes, fue enviado en 1253 por el rey de Francia Lluís IV y por Innocencio IV a Mongolia, en el momento de la sexta cruzada, para solicitar la alianza de los mongoles contra los musulmanes.
[5] Dolors Folch i Fornesa “Los mongoles en Asia oriental.” Unidad 2 P03/17003/01842, UOC Apuntes “Historia de Asia Oriental I” Estudios de Asia Oriental
[6] D.O. Morgan “The Great Yasa of Chingiz Khan and Mongol Law in the Ilkhanate” Bulletin of the School of Oriental and African Studies, University of London, Vol. 49 No. 1 In Honour of Ann K. S. Lambton (1986) pp 163.
[7] © Universitat Oberta de Catalunya • P03/17003/01842 21 Los mongols a l’Asia oriental
[8] D.O. Morgan “The Great Yasa of Chingiz Khan and Mongol Law in the Ilkhanate” Bulletin of the School of Oriental and African Studies, University of London, Vol. 49 No. 1 In Honour of Ann K. S. Lambton (1986) pp 163.
[9] Pedro Ceinos “Historia breve de China”, Serie Historia, Pag 200
[10] Jacques Gernet “El mundo chino”, Traducción Dolors Folch, Ed. 1991. Editorial Crítica, Pag 335
[11] Endicott-West,  Elizabeth . “Imperial governance in Yuan times”, Harvard Journals of Asiatic  Studies, Vol. 46 Nr 2, (Dec. 1986) Pag. 523             
[12] Wittfogel, Karl A “Oriental Despotism. A comparative Study of Total Power”  (1957, New York, Vintage Books, 1981 reprint)
[13] Mote, F.W. “The Growth of Chinese Despotism” OE 8 (1961) Pag 17-18
[14] Ostrowski, Donald. “The “tamma” and the Dual-Administrative Structure of the Mongol Empire”, Bulletin of the School of Oriental and African Studies, University of London, Vol. 61, No. 2, 1998: 262-277.
[15] Ostrowski, Donald. “The “tamma” and the Dual-Administrative Structure of the Mongol Empire”, Bulletin of the School of Oriental and African Studies, University of London, Vol. 61, No. 2, 1998: 267
Advertisements

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Perfil LinkedIN

Als VERTRIEBSINGENIEUR habe Ich Erfahrung (mehr als 20 Jahre) in der kontinuierliche, systematische Ausbau der oben genannten lateiamerikanischen Märkte, die Analyse der regionalen Märkte, die Erstellung und Umsetzung einer Marketing- und Vertriebsstrategie, die persönliche Betreuung der Kunden vor Ort sowie die Suche von qualifizierten Partnern (Handelshäuser, Handelsvertreter).

BUSINESS DEVELOPER in ROTTERDAM: PHOTOALBUM (1998 – 2005) – MEXICO – GERMANY – HOLLAND

%d bloggers like this: