Ruta de la seda
(Trabajo de investigación que realicé en 2007 para la materia “Historia de Asia Oriental I: los imperios de Asia oriental” del Master Estudios del Asia Oriental en la Universidad Oberta de Catalunya) 

MERCANCÍAS QUE VIAJAN POR LA RUTA DE LA SEDA

 Balanza comercial en la Ruta de la Seda. Productos y mercados

La Ruta de la Seda no fue una vía comercial que existió solo para intercambiar seda. En Occidente existía un mercado que requería otros artículos chinos especialmente de lujo, como lacas, jade, pieles, cerámica, vidrio, coral, especias, telas de lana o de lino, ámbar, hierro, objetos de bronce (como espejos) y marfil. Invenciones chinas como la pólvora y el papel[1] viajaron así a Europa.

La evolución tecnológica en los procesos industriales fue la que generó un volumen de producción que podía atender las demandas de exportación. Fue gracias al aumento de la eficiencia productiva que se logró una cantidad suficiente de determinados productos para abastecer los nichos de mercado que existían en distintas partes del mundo.

Esta eficiencia se debió a mejoras en las técnicas agrícolas (nuevos métodos de cultivos), desarrollo de instrumentos de acero, ingeniería hidráulica en el control del recurso hídrico (molino de agua en el siglo I, la carretilla en el siglo I – III en Sichuan, etc.), mejoramiento de la raza equina, explotación del burro introducido por el norte gracias a los xingnu e innovación técnica en el campo del transporte (arnés de tirante, carreta de doble vara, etc). Indudablemente, esto último mejoró toda la logística, ya que la mercadería debía recorrer largas distancias (al igual que en la actualidad, es una de las variables de mayor importancia en el comercio). La Ruta de la Seda en todas sus vertientes no fue sino, al fin y al cabo, un canalizador del volumen de bienes de exportación e importación que la economía china estaba generando o demandando.

En el caso de la importación, los bienes que circulaban por esta ruta eran: oro, marfil, animales, plantas exóticas, plata y otros metales preciosos, ámbar, tapetes, perfumes, piedras preciosas y vidrio europeo (desde Roma y que no se fabricó en China hasta el siglo V). De Roma también llegó la alfalfa, la viña, el pepino, el sésamo, la granada y los higos[2]. Una gran cantidad de estos artículos se intercambiaban en el camino por objetos de las regiones por donde transitaban las caravanas. Muy pocos comerciantes y viajeros cubrían toda la extensión de la Ruta de la Seda, la mayoría sólo recorrían algunos tramos. Por ello, los objetos se movían con lentitud y pasaban por muchas manos.[3]

El interés chino en la región fue más militar que comercial. Algunos estudios sobre el saldo de la balanza comercial de China con Occidente revelan que el valor de las mercaderías que entraban y salían de China, contrastados con los gastos en regalos que los embajadores entregaban cuando llegaban a presentar tributo, así como los gastos militares, hacían que las actividades de la ruta de la seda fueran deficitarias para los chinos.[4]

Empresas estatales y privadas durante los HAN

Es muy importante el papel del estado en la creación de empresas estatales con fines estratégicos (caso de la seda). Pero también podemos intuir una economía mixta donde coexistían con ellas empresas privadas.

Mercados y productos

Cada producto producido en una región y en un determinado contexto histórico tenía una ventaja competitiva en mercados externos. También cada producto tenía su ciclo de vida que dependía del contexto geográfico e histórico.

Según Dolors Folch en su libro La construcció de Xina[5], el comercio en esa región existió siempre y la ruta de la seda como tal se conoce, ha sido un invento del siglo XIX. Esto fue así ya que el transporte de las mercaderías debía atravesar grandes distancias y era muy caro hacerlo si la ruta se convertía en permanente. Las condiciones y el trazado de los caminos cambiaban continuamente para mejorar esta logística, en favor de encontrar las ventajas competitivas que comentamos anteriormente. Además por la propia imposición del mercado: adaptarse a las ofertas y demandas y a las condiciones de comercialización.

Claramente lo vemos a finales del siglo II a.C. Algunos productos chinos como la seda eran tan abundantes en Asia central que habían perdido gran parte de su atractivo y valor.

Ejemplos de productos y mercados así como de su evolución:

  • El oasis de Cotan era rico en jade y uno de los puntos de la Ruta de la Seda donde se negociaba con este producto.
  • La seda china fabricada en Sichuan, o proveniente de esa región, ya era conocida en la llanura del Ganges y del Indo desde los siglos IV-III aC como producto de cîna, o sea, del reino de Qin.
  • En el sur se desarrollan dos reinos: Fujian -Guangzhou (Canton) llegó a ser un puerto muy importante por el comercio de la seda y la cerámica- y Sichuan -donde la seda y la agricultura eran muy prósperas-.
  • En el Siglo X (993 – 995) los artesanos del brocado en Sichuan luchaban por la independencia en el momento de la anexión de Sichuan a los Song. Los artesanos estaban amenazados por la producción de brocados de la región de Kaifeng.
  • Fujian, Zhejiang y Anhui fabricaban sedas y cerámicas, que eran exportadas a través del reino de Min en el Fujian.
  • En el reino de Chu, en Changshan, aumenta la producción de sedas y telas y saca beneficios de las exportaciones de té hacia el norte.
  • En el Siglo  XI Zhejiang produce té, laca, moreras papeleras y madera de criptómeras.

Tecnología e industrias: siderurgia y producción de lacas

Habíamos hecho referencia sobre la evolución tecnológica en los procesos industriales que mejoró el volumen de negocios, pero también se llegó a ello porque la división del trabajo y la producción en masa son rasgos característicos de la civilización china. Existen dos ciclos económicos especialmente dinámicos entre los siglos IV a.C. al I a.C. y durante la época de los Song, los siglos X al XIII[6]. Éstos influyeron en el comercio de los productos que hemos indicado.

 Siderurgia

Desde el siglo II se producía acero calentando los hierros y combinándolos con diferentes contenidos de carbono. Ya en el siglo VI se desarrolló el método de co-fusión, antecedentes del proceso moderno Siemens-Martin[7]. Las armas de bronce se sustituyeron por las de acero. Testimonios de Plinio “el Viejo” (23-79) corrobora las exportaciones clandestinas de hierro y la difusión de las técnicas siderúrgicas de la época de los Han en el Oasis de Asia Central. La fabricación de la artesanía llevó al Estado a crear un monopolio del acero y de la sal en 117 a.C., cuando la administración creó 48 fundiciones. Este monopolio duró menos de un siglo. En ese periodo también estas empresas estatales convivieron con empresas privadas, como las tejedurías de sedas. Las estatales fabricaban la seda para suministrar los regalos a las poblaciones extranjeras; se encontraban en la capital Chang’an y en Linzi, antigua capital del reino de Qi, en el noroeste de Shandong.[8] Las  privadas pertenecían a familias de ricos mercaderes.

Lacas

Fabricadas sobre todo en Sichuan y Henan. Se extrae del “árbol de la laca” (Toxicodendron vernicifluum), una planta originaria de China y cultivada desde el siglo IV a.C. Mediante una incisión en la corteza se obtiene un jugo viscoso, que se purifica mediante calentamiento y filtraciones. La sustancia final es gomosa y posee un color marrón, contiene un alto porcentaje de aceite urushiol; es resistente a los ataques del agua, ácidos, alcalinos y alcohol, pero es sensibles a los cambios climáticos.[9]


[1]     http://www.chinainstitute.org/educators/pdfs/fromsilktooil_pdf5.pdf
[2]   “La construcció de Xina” Dolors Folch, Editorial Empuréis ISBN 84-7596-802-3 pag. 213
[3]     http://sepiensa.org.mx/contenidos/historia_mundo/media/l_seda/intercambio.htm
[4]     “Historia breve de China “ Pedro Ceinos. Ediciones Silex, 2003 ISBN 84-7737-118-0. Pag. 100
[5]     “La construcció de Xina” Dolors Folch, Editorial Empuréis ISBN 84-7596-802-3 pag. 213
[6]    “Los diccionarios de las Civilizaciones: China”. Alexandra Wetzel, traducción María José Furió
[7]     http://www.tudiscovery.com/guia_tecnologia/materiales_basicos/acero/index.shtml
[8]   “El mundo Chino” Jacques Gernet, Editorial HUROPE 1991 ISBN 84-7423-491-3 Paginas 128
[9]   “Los diccionarios de las Civilizaciones: China”. Alexandra Wetzel, traducción María José Furió
Advertisements

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Perfil LinkedIN

Als VERTRIEBSINGENIEUR habe Ich Erfahrung (mehr als 20 Jahre) in der kontinuierliche, systematische Ausbau der oben genannten lateiamerikanischen Märkte, die Analyse der regionalen Märkte, die Erstellung und Umsetzung einer Marketing- und Vertriebsstrategie, die persönliche Betreuung der Kunden vor Ort sowie die Suche von qualifizierten Partnern (Handelshäuser, Handelsvertreter).

BUSINESS DEVELOPER in ROTTERDAM: PHOTOALBUM (1998 – 2005) – MEXICO – GERMANY – HOLLAND

%d bloggers like this: